jueves, noviembre 24, 2005

Viviendas según el clima

VIVIENDAS SEGUN EL CLIMA

VIVIENDAS EN TRÓPICO HÚMEDO
Es imposible y poco probable definir un modelo de vivienda como tipología correcta para la fabricación de viviendas en zonas húmedas y en cualquier zona. Todo depende de diversos factores como la presencia de materiales idóneos o cónsonos con el ambiente, costumbres tradicionales, estatus económico de la zona etc.

Es por esto que una de las formas tradicionales en la construcción de las viviendas desde la época de la colonia fue el uso del Bahareque y la Tapia que fueron muy difundida a nivel nacional debido primero al bajo costo de materiales (cañas de palo o bambú y tierra con paja), segundo a la fácil manera de obtenerla y de construir sin necesidad de equipos sofisticados con poca mano de obra, sin embargo esta tradición se ha ido abandonando debido a la no terminación del llamado enlucido de la construcción lo que se deja al descuido luciendo poco atractivo y también debido a la industrialización de materiales para la construcción que son más accesible debido al poco costos de estos en el pasado, pero que nuevamente a girado en 180° debido a la importación de maquinaria y a los precios especulativos por la gran demanda masificada por los proyectos habitacionales de los gobiernos de turno, que en ves de propiciar la autogestión de construcción como se hizo por los años 40 del programa de salubridad del M.S.A.S. para erradicar el chipo, portador del mal de chagas, se optó por una solución contraria al requerimiento poblacional y mecanismos especulativos para obtener votos.
En esta campaña de salubridad un grupo de Médicos, Ingenieros y Arquitectos se dedicaron a la tarea de conformar un proyecto de construcción de viviendas que comenzaba desde la elaboración de bloques (adobones) con moldes rudimentarios hasta el empleo de techos a base de tortas (tierra y paja) que luego fueron nuevamente por el gobierno de turno de sustituidas por láminas de zinc sin que se tomara en cuenta lo desfavorable que su uso proporciona debido a la alta absorción de calor que estas retienen y transmiten al área interna de habitación.

Hoy en día debido a la difícil situación por la que atraviesa el país, se debería retomar por lo menos a los diseños de las viejas viviendas unifamiliares, volver al empleo de estas costumbres de la arquitectura tradicional y de las grandes ventajas que una vez tuvieron las ya demolidas casas de la Pastora en Caracas.

Por otro lado, la tradición de las tapias fue un sistema contraproducente debido a la fragilidad de sus muros contra los terremotos, ya que este sistema proviene de la conquista española y fue un sistema importado de Europa donde no existe prácticamente zonas sísmicas.

Entrando en materia tenemos que los elementos básicos de topología para la fabricación de viviendas en zonas húmedas tenemos:

Techos con inclinación pronunciada, ya que esta facilita el escurrimiento mas rápido de la lluvia y el sol no calienta tanto debido a que alguna de sus alas queda en sombra. Los aleros deben ser mas grandes a fin de evitar la erosión y desgaste de las paredes debido a las lluvias constantes de esas zonas, además de que ofrece sombras sobres estas, que retardan el calor por efecto de la absorción. Las paredes deben ser delgadas para impedir que la humedad se retenga por mucho tiempo y deben tener ventilación para permitir la circulación de aire y por ende eliminar ambientes con gran concentración de humedad. Siempre es aconsejable construir las casas elevadas del piso para evitar su contacto directo con el suelo ya que este posee un alto grado de humedad retenida. Aunque existen aislantes hoy día siempre es aconsejable despejar el suelo de forma natural permitiendo el paso del viento que acelere la evaporación en estos pisos. Una de las formas de mejorar la vivienda en los trópicos húmedos es la de crear ventilaciones cenitales, bien sea por el uso de claraboyas o partiendo el techo de manera de crear planos distintos de inclinación.

Cuando se proyecte construir a futuro y esto es valido para todo tipo de vivienda con terrenos reducidos, se debe comenzar por la parte alta, dejando el espacio libre de abajo y no lo contrario, primero porque las molestias a nivel constructivo son mucho menores y segundo que la inversión se hace mucho mas económica ya que estructuralmente está casi completada.

VIVIENDA EN TRÓPICO SECO
Una buena parte de nuestras vidas la pasamos en nuestras viviendas pero nunca nos hemos puesto a pensar porque se le llama vivienda y no refugio de intemperie.
Porque si analizamos bien la palabra, sabremos que una vivienda es eso "vivencia", "vivir" es parte de nuestras vidas y sin embargo nada hacemos por hacerla parte de nosotros sino nos conformamos con que sea bonita, que quepan nuestras cosas y lo mas importante que sea de bajo costo, aunque psíquica y físicamente nos estemos acabando lentamente.

Soy un convencido de que la vivienda está estrechamente relacionado con nuestro bienestar y por ende la salud mental que es la regente del resto del cuerpo. Por eso en estas zonas son de fundamental prioridad, resolver problemas de bienestar que puedan hacer mas placentera la vivencia dentro de nuestros hogares sin las comodidades lucrativas que existen hoy día que lejos de resolver problemas comunitarios los perjudica.

Un buen constructor de casas y una persona observadora y con simples conocimientos de la física, puede y así lo ha demostrado a través de la historia que puede resolver problemas con simples tácticas y buen uso de materiales y poca tecnología para lograr que sus viviendas sean un elemento orgánico que pueda regular las variables que afectan una zona en un momento dado. Que respire con nosotros, que no nos sentamos ahogados.

Un concepto básico que todos sabemos es que el aire caliente es mas ligero que el aire frío y que cuando estos se encuentran, el aire caliente tiende a subir mientras el aire frío se desplaza rápidamente a tomar el lugar bajo de esta produciendo lo que llamamos corrientes de aire o vientos.

Este concepto es el inicio de lograr por medio de simples elementos que produzcan cambios dentro de una zona caliente, como por ejemplo la de crear zonas de sombras que enfríen aunque ligeramente una parte de nuestra vivienda.

Ejemplo, si tenemos una vivienda con un patio internos lleno de vegetación y que este produzca zonas en sombra, automáticamente estamos produciendo corrientes de aire en ese patio el cual podremos aprovechar para conducirla dentro de los distintos ambientes de nuestra vivienda, refrescando de esta manera el interior de estos espacios con relación a la zona de afuera. Para esto debemos saber controlar las direcciones de los vientos de aire seco y llevarlos al patio central y con aberturas en zona contraria a la dirección del viento podremos lograr una corriente de aire que vaya decreciendo paulatinamente la temperatura a medida que este pase por los ambientes. Solo es cuestión de distribuir los espacios mas frescos para los sitios mas importantes de la vivienda como el área de descanso por ejemplo, así como el uso de elementos de ventilación como romanillas o bloques perforados que permita que la corriente de aire penetre los mas posible en todos los ambientes. Lo demás es cuestión de buen diseño para hacerlo agradable, ya que la arquitectura es eso, utilizar los espacios adecuadamente a la función para la cual se crea y que los elementos a utilizar sean del agrado visual ya que el hombre también vive de sensaciones.



Podemos ayudar a la naturaleza con el cambio de temperaturas si a este patio agregamos una fuente o caida de agua, obtendríamos cierto grado de humedad, principal determinante de la temperatura de un ambiente. No necesariamente el uso del patio es el único elemento a utilizar, muchas veces por problemas de espacio podemos utilizar un método como el usado en el Medio Oriente como son los captores de vientos que cumplen la misma función pero en un espacio mas reducido. (de este tema hablaremos en un próximo capítlo)

Ahora bien estos conceptos no solo pueden ser utilizados en forma individual, también debemos aprovechar los elementos que nos rodean como en el caso de una comunidad en que los muros del vecino también se convierten en elementos arquitecturales al cual debemos sacarle el mayor provecho así como la altura de las edificaciones vecinas. todo es cuestión de emplear la lógica a la hora de construir.

Muchas veces se dice que en las zonas secas, se puede construir techos planos porque la superficie es mas pequeña que un techo a dos aguas además que como las precipitaciones pluviales son casi escasas no se necesita escurrir rápidamente. Sin embargo muchas veces el sacrificio de una cosa compensa la otra y en este caso el uso de techos a dos aguas es completamente válido ya que alguna de las aguas o planos del techo quedará siempre en sombra.

Muchas veces y en la mayor parte, las casas en sitios secos los ambientes internos siempre hay calor concentrado a veces mas que en la zona externa, esto se debe a las siguientes razones:
El techo y/o las paredes reciben demasiadas radiaciones por lo que el material absorbe y traspasa este calor a las zonas internas. No existen suficientes aberturas para escape del calor interno, por lo que que el aire caliente envuelve todo el recinto. Los elementos constructivos poseen poca reflexión de los rayos solares tambien debido a su color.

Cabe destacar que para sacar el calor interno se hace necesario crear circulación de aire. Al abrir aberturas se debe tener cuenta de que estas sean, primero que las grandes estén donde la dirección del viento fresco proviene y las de salida deben ser mas pequeñas para crear aceleramiento de la corriente en la salida (principios de la termodinámica). Ejemplo fíjense en el diseño de una turbina propulsora de un Jet en donde el orificio de entrada es considerablemente mas grande que el de salida por donde sale el calor de la combustión para crear propulsión en este caso y mover la gran masa del avión.

Otro elemento para el enfriamiento de las áreas internas y partiendo de la base que la masa caliente tiende a subir y la fría a bajar es el uso de ductos de ventilación subterráneas como es el ejemplo de colocar una tubería profunda para conseguir la zona fresca del subsuelo a la que no llega la radiación solar, colocando dos aberturas. Una casi a nivel de tierra y protegida contra la entrada de agua y animales en la parte exterior y la otra al recinto a ventilar, colocándola también en la parte baja de un muro garantizando así una circulación del aire caliente a través de esta la cual se enfriará y pasará aire fresco dentro de la habitación. Para garantizar esta circulación es necesario tener una pequeña abertura en el otro extremo de la habitación para garantizar la circulación interna.

video